Llamamos terapia de Reiki a una o varias sesiones individuales de Reiki donde la persona recibe Reiki de un/a profesor/a o terapeuta de Reiki. Normalmente se recibe estando tumbado/a en una camilla, completamente vestida/o y con una luz tenue que facilita la relajación.

El terapeuta transmite Reiki colocando sus manos en diferentes partes del cuerpo del destinatario y permaneciendo en cada posición unos minutos. En ningún caso hay contacto con las zonas íntimas. La sesión suele durar una hora, aunque puede durar algo más.

Efectos del Reiki

El Reiki estimula la capacidad curativa del cuerpo acelerando su proceso de recuperación. Ayuda a reducir el dolor, alivia el malestar y apacigua los efectos del estrés. Sirve de acompañamiento emocional en casos de pérdida o duelo y reduce considerablemente la ansiedad. El Reiki es, asimismo, muy beneficioso en trastornos del estado de ánimo.

Algunos estudios prueban que el Reiki es de gran ayuda en enfermos oncológicos, pacientes con el virus HIV y personas con enfermedades crónicas.

A  otro nivel, el Reiki aporta un sentimiento de unión y plenitud tanto a quien recibe terapia como a los practicantes habituales.